El Juzgado de lo Social de Madrid sentencia que los repartidores son falsos autónomos y tienen relación con la empresa

UGT considera que esta sentencia supone un antes y un después y seguirá luchando porque a los repartidores de estas plataformas se les reconozcan sus derechos laborales como asalariados.