UGT comparte los argumentos de ANEAC en defensa la seguridad de los operarios de auxilio en carretera

ANEAC (Asociación Nacional de Empresas de Auxilio en Carretera) lleva tiempo reclamando al Ministerio del Interior que se apruebe, definitivamente, el proyecto del Real Decreto por el que se regulan las condiciones en las que realizarán las funciones los servicios de auxilio en carretera (Reglamento).

La Unión General de Trabajadores se suma a las iniciativas de esta asociación empresarial porque entiende que el citado Reglamente -que contiene un buen número de propuestas realizadas por la ANEAC que potencian la prevención de riesgos laborales y mejoran la seguridad de los operadores de auxilio en carretera durante el desempeño de su tarea.

Según datos facilitados por la propia ANEAC, en la actualidad, en el Registro de Vehículos existen más de 3.000 titulares con 11.000 vehículos destinados a las operaciones de auxilio en carretera. “Los datos estadísticos sobre siniestralidad, en relación con los usuarios y/u operarios que realizan la actividad de auxilio en carretera con motivo de una inmovilización previa del vehículo, por accidente o avería; en los años 2015 y 2016 son los siguientes: 461 accidentes con víctimas, 50 fallecidos, 113 heridos hospitalizados y 769 heridos no hospitalizados”.

“Desde esa fecha hasta la actualidad, tenemos que sumar más de 10 técnicos fallecidos, además de otros tantos con importantes secuelas físicas”, reconoce ANEAC en un comunicado.

Es evidente que las operaciones de auxilio en vías públicas suponen un elemento de riesgo tanto para los técnicos involucrados como para el resto de usuarios de las vías, mientras se están realizando dichas actuaciones. En este sentido, UGT comparte el diagnóstico de ANEAC y entiende que “la rápida y adecuada actuación sobre aquellos vehículos que no pueden continuar circulando por sí mismos, tanto por haberse visto implicados en algún accidente como por haber sufrido alguna avería, supone eliminar un riesgo potencial de accidente, así como asegurar la correcta fluidez del tráfico evitando congestiones, garantizando así una movilidad segura y sostenible

El citado Reglamento contempla varias iniciativas que vienen a dar respuesta a las necesidades anteriormente reseñadas, por lo que su aprobación definitiva es esencial por lo que tiene de impacto directo sobre la seguridad y salud no sólo de los operarios de auxilio en carretera sino de todos los usuarios de las carreteras.