UGT denuncia ante la Inspección que Deliveroo no paga el SMI a sus trabajadores de oficinas

Cobran 5,34 euros la hora cuando, por convenio, deberían cobrar 9,29 euros. El sindicato denuncia, además, que Deliveroo tampoco lleva un registro horario de estos trabajadores, como marca la ley.

La Unión General de Trabajadores ha presentado una nueva denuncia contra Deliveroo ante la Inspección de Trabajo, esta vez por no pagar ni el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) a sus trabajadores y trabajadoras de la oficina, que prestan servicio técnico y soporte a los repartidores y repartidoras.

El sindicato denuncia que Deliveroo paga a estos trabajadores 5,34 euros la hora, algo inaudito para un personal técnico de alta cualificación a jornada completa y que supone un elemento más de precariedad de esta empresa. Además, para el cálculo de los complementos, como es la nocturnidad, también se utiliza esta base por hora, por lo que supone un elevado perjuicio tanto para los trabajadores como para las cotizaciones a la Seguridad Social.

Esta denuncia, presentada el 25 de julio, se une a la ya ganada por UGT, junto a la Seguridad Social, ante el Juzgado de lo Social de Madrid la pasada semana, por la que la justicia reconoce el fraude de Deliveroo y le obliga a considerar a los repartidores como empleados de la empresa, no como autónomos.

Por convenio, deberían cobrar 9,29 euros la hora

UGT recuerda que Deliveroo es una empresa dedicada al reparto de comida a domicilio. Por tanto, su actividad se inscribe con claridad en la hostelería y el convenio de aplicación debe ser el de Hostelería. Por ello, el sindicato reclama que se aplique este convenio y que, como mínimo, se establezca a dichos trabajadores en el nivel salarial III A del convenio provincial de Hostelería de Madrid. Con este nivel, pasarían a ganar un bruto anual de 16.713,48 euros y el valor de la hora de trabajo sería de 9,29 euros.

Además, UGT exige que, como marca la ley, Deliveroo introduzca un control de la jornada y que se cumpla con un calendario de trabajo, ya que en la actualidad no existe un registro horario de cada trabajador en la oficina. Para el sindicato, cuesta comprender que una empresa puntera en la digitalización y en el control exhaustivo de los repartidores hasta el último detalle, como expone la última sentencia, no pueda controlar la jornada de los trabajadores de la oficina. Un síntoma más del ánimo de la empresa por continuar defraudando a la Seguridad Social y a sus trabajadores.

Por ello, Deliveroo deberá explicar ante la Inspección de Trabajo qué convenio aplica, por qué paga a los trabajadores un salario por debajo del SMI y por qué no registra su jornada laboral, como dice la ley.

Ante estos datos, la Unión General de Trabajadores llama a la patronal Adigital a que no siga defendiendo un modelo de negocio que se basa claramente en el fraude y en la desregulación laboral, y que no piensa adaptarse a la normativa de nuestro país. Sería vergonzoso que esta patronal continuara representando a estas plataformas digitales que defienden un modelo empresarial basado en la precariedad y en la burla constante a los trabajadores y a las leyes de nuestro país.